UVAS AMARGAS

“Irse es siempre quedarse un poco”

Darién Giraldo

(Al otro)

El tiempo posa de sabio

y las distancias decapitan el deseo.

Los días son torpes como el sol que los despunta

y agujeros negros se precipitan en la piel.

Uno no es más que sus ausencias,

sus pobres esperanzas de ser habitado.

Uno es una habitación cuyos ruidos

no son siquiera de fantasmas.

Tal vez de roedores o de recuerdos inventados.

Uno se inventó una vida para suponer

que tiene pasado,

que es más que esta podredumbre

que corroe cualquier intento

por invocar la trashumancia.

En medio del poema,

el alma se supone hallada.

De repente podría ser el animal

que renunció a las uvas por amargas

y no por inalcanzables.

Sin embargo,

no hay fábula que resista tanta desolación

tanta ansiedad de renunciar

a lo que nunca estuvo.

Renunciación que es también un ardor

en lo más profundo del pecho,

a la manera de los enamoramientos necios,

a la manera de las falsas historias de amor

tan arrogantes con el tiempo,

tan radicales en las distancias,

tan niños sombríos

que nacieron muertos.

1 comentario:

Natalia dijo...

Wow este artículo es poético y muy hermoso. Me gusta mucho leer y encontrar artículos que satisfagan mis gustos. Además aprendí una nueva palabra. Cuando busqué Pleamar resulta que es la nueva serie de HBO para el 2012. Al parecer tiene mucho drama.